Procedimiento general

  • Para la aplicación de la prueba se cuenta con el apoyo y la experiencia de las Áreas Estatales de Evaluación de cada entidad federativa.

  • Se notifica a los directivos de los planteles con aproximadamente 8 días de anticipación para que se facilite el ordenamiento de los grupos de aplicación y para que se implementen estrategias que aseguren la participación de los alumnos.

  • La evaluación busca minimizar cualquier modificación a las actividades normales de la escuela.

  • Dado que la prueba sólo se aplica a los estudiantes del último grado, no se suspenden clases ni actividades escolares para el resto de los estudiantes.

  • Participa un Coordinador-aplicador por escuela quien, junto con el aplicador externo (si es el caso), se presenta con el director para explicar detalladamente la logística de aplicación.

  • El Coordinador-aplicador trasladan los materiales de evaluación a la escuela en cajas selladas para garantizar la confidencialidad de la prueba y sólo son abiertas en presencia del director, padres de familia y observadores.

  • El día de la aplicación asisten los observadores externos (padres de familia y/o líderes de la comunidad, empresarios, etc.) quienes supervisan que la aplicación se lleve a cabo conforme a la normatividad establecida. Dichas personas no intervienen en el proceso de aplicación.

  • Los directores de todas las escuelas participantes contestan, vía internet, un cuestionario de contexto que tiene la finalidad de obtener información sobre las características de la escuela.

  • Los alumnos evaluados también contestan un cuestionario de contexto para recabar información sobre el clima escolar y aspectos socioculturales.



Regresar